La reminiscencia amargusante

viernes, abril 27, 2012

Soplando el polvo

Y a veces ocurre que te descubres a tí mismo escuchando la música que pensaste que nunca más ibas a escuchar de nuevo.

Hay ciertos sentimientos que no desaparecen ni se olvidan aunque pase mucho tiempo. Como este blog.

domingo, septiembre 19, 2010

Paf

Cuando el tenedor llegó al suelo, todo había terminado. El mantel, los gritos, los gestos de estupefacción llegarían después.
todo impregnaba la sala de un olor agradable mientras los restos de comida se deslizaban al suelo con resbalosa velocidad:
Había reventado de asco

sábado, marzo 20, 2010

Algún día

Algún día romperé de una pedrada la farola que alumbró tu cara por última vez

miércoles, octubre 28, 2009

Relato breve I

Cuando abrió el sobre de Schrödinger.. no había gato.

viernes, agosto 22, 2008

Despropósito

- No es posible.
- Te digo que sí.
- ¿En serio crees que vuelve la amenaza? Puede ser casualidad, un disparo perdido.
- Los disparos perdidos vienen de armas cargadas... Con cuántas balas, nadie lo sabe. Pero pronto lo averiguaremos.
- Nunca tuvieron ese estilo. Nunca tan descarado, nunca tan ramplón. Se las daban de caballeros, de gentlemen.
- Tampoco redactaron un manifiesto precisamente de sus actos.
- Pero estaba implícito, todos lo tenían presente. ¡Siempre fueron fieles a sus formas!
- Y siempre traidores a la vez, no te engañes. Fíjate bien: sus palabras son confusas, trémulas, sin ritmo alguno; borbotones de bermellón, ideas que destellan irregularmente como copias baratas de piedras preciosas. El estilo es el suyo, no hay duda: cambiado por los años pero aún reconocible, inseguro, inmaduro, como una peli posmoderna de esas, pero escrita en desorden y reordenada en montaje y no al revés.
Y es que esto es literatura para ellos, y no Chinatown: decir lo que se escribe, pero especialmente lo que no. Mover los espíritus engañándolos; escamotearles la verdad por arte de birlibirloque, transformado el ánimo al antojo de quien firme. Jugar con las palabra,s vaciarlas de cognos e incluso de denos, convertirlas en un titilante y almizclado tintineo. Inventar idiomas, pasados remotos, futuros cercanos, historias reales. La vida misma escapa ante los renglones tratando de salirse de ellos. Los personajes saltan fuera del papel, así como se difumina la línea imaginaria (imaginaria porque no existe, porque su componente real es 0 y es producto no nulo de una raíz negativa), línea que separa la iRealidad (tm) y ficción.

- ¿Significa eso que somos sueño?
- No, solo fútiles intentos de copiar. "Homenaje", le llaman ahora. Pero bueno.
- ¿Acaso no crees en la idea en sí?
- ¿Como ente abstracTO? No, solo lo accesorio crea en estos días. Lo fundamental está inventado, existió desde siempre y se ha vuelto a redescubrir una y mil veces. Ni siquiera es posible inventar en las formas; sólo se pueden crear viejos juegos de espejos y humo con que distraer la atención, ya de por sí tenue, de la carcasa vacía que lo compone. Solo tiros y sangre, regurgitando ideas no entendidas, no aprehendidas, como si se deformara lo que se lee en falsos templos del saber. Eso es lo que es.
- Joder que sí lo es. Todo en la ficción literaria, claro
- Claro, ¿quién hablaría así de otro modo?
- Pues tienes razón, para variar. Qué esquizofrenia tan particular.

lunes, agosto 18, 2008

Náufrago

Su barba trimada hacía mucho por no delatarle. Larga y un tanto rizada, no dejaba entrever los años que llevaba colgada de aquel enjuto rostro. Además, aunque tuviesen la mirada de las 1000 millas la mayor parte del tiempo, tras sus profundos ojos azules se vislumbraba, muy ocasionalmente y de pasada solo, un mal inimaginable, abisal; intemporal y eterno. Su aspecto, aunque desastrado, no era peor que el de cualquier excéntrico y falso hippy de los que hollaban aquellos cruceros de superlujo, por eso nunca llamó la atención, pese a su parecido con un famoso actor. Nunca nadie cruzó más palabras con él que los mínimos "bienvenido a bordo", "a continuación efectuaremos un simulacro" y "gracias por viajar con nosotros, esperamos verle pronto", por eso nadie le recordaba más que muy difusa e inconscientemente.

Nadie, pese a todas las teorías conspiratorias que circularon al respecto durante tantos años, se tomó nunca la molestia de cuadrar las listas de víctimas y desaparecidos de tantos misteriosos hundimientos en tan poco tiempo, ningún Estado nunca le llegó a borrar de los registros de los vivos (pues en ellos tampoco aparecía, falla que se atribuía siempre por parte del gris funcionario de turno a problemas informáticos). Las aguas internacionales enterraron bajo sus bares (de presión) muchas respuestas sin pregunta, pero no más que las que los informes legajos de bits fueron capaces de esconder tras esos problemas a los que aludían los pobres y perdidos trabajadores de la Nación.

Ni tan siquiera la gente que estuvo circunstancialmente cerca de él (en la cubierta superior, quizá tras una pared o dos, paseando andarines por el pasillo paralelo) supieron nunca lo que les vino encima. Nadie nunca brindó pista o explicación aceptada alguna sobre los sucesos, ya que los supervivientes no recordaban nada de los hechos, habiéndose despertado muchos de ellos en el vaivén de sus salvavidas, o incluso en las barcas de salvamento mientras bogaban para escapar. Incluso se llegó a efectuar hipnosis para descartar causas físicas de dichas amnezias, pero se detuvieron sonoramente (pues la prensa no ahorró adjetivos) tras el segundo infarto. Dicen que el estrés postraumático es así, que bloquea aquello que es demasiado terrible aceptar.


Qué cosa tan curiosa y poco estudiada es la pirólisis.

domingo, julio 23, 2006

indiferencia, soledad

Los focos me apuntaban directamente a la cara, me querian deslumbrar para luego derribarme como un animal enfurecido, pero hoy no lo iba a permitir. Avancé un paso más, pero algo me retuvo, era yo mismo, mi conciencia, que elevaba su voz ante el atronador tono de su antónima.

-. El mundo es indiferente ante ti; nadie te presta atencion, nadie te quiere, no hay nadie que te aprecie más que otras personas. Estás solo, y cada dia más.

Ante el inquietante silencio de la conciencia, la voz atronadora continuó.

-. Nadie es capaz de sentarse a tu lado, aunque sea el ultimo sitio disponible. El destino, burlón te provoca dia tras dia con sus caprichos y avatares. No eres más que una marioneta de tu destino y solo hay una manera de poner fin a sus interjerencias, de la ironia y de todo lo que te rodea, el ultimo poder que tienes, tu ultima carta: Tu vida. No volverás a ver a aquel pelo pelirojo sobre esa sonrisa, no volverás a ver ojos claros camuflando una mirada de compasion inutil, no volverás a arrepentirte de actuar cuando no lo hiciste, de decir lo que no dijiste. No existirás para que esto te alcance. El futuro no existe para que el remordimiento te alcance allí.

La conciencia cesó de protestar. Avancé, comprendí que no me quedaba otra salida. Sin mirar salté, sentí el aire en la cara, disfruté con la sensacion de angustia, algo salia mal y mi cuerpo aun tardaria en entender el salto que habia dado. Por fin abri los ojos y vi el paisaje. Fui feliz hasta el fin.

domingo, julio 02, 2006

Rayo de Luna

Yo no sé si esto es una historia que parece cuento o un cuento que parece historia; lo que puedo decir es que en su fondo hay una verdad, una verdad muy triste, de la que acaso yo seré uno de los últimos en aprovecharme, dadas mis condiciones de imaginación.Otro, con esta idea, tal vez hubiera hecho un tomo de filosofía lacrimosa; yo he escrito esta leyenda que, a los que nada vean en su fondo, al menos podrá entretenerles un rato..



(sobra decir que no es mio, por si alguien lo dudaba, es de Becquer y desde que una amiga me lo enseñó, no he podido dejar de pensar esta magnifica leyenda. Demasiado largo como para incluirlo aquí, dejando solo el principio para incitar)

jueves, junio 22, 2006

Vuelo 123

Cuando la pobre Keiko abrió los ojos no daba crédito. Se tocó la cara, dolorida, atónita, extrañada de seguir viva. A su alrededor no había nada salvo el azul del mar, mezclándose con el del cielo sin solución de continuidad alguna. Giró la cabeza lentamente. A sus pies se hallaba un gran pino, en una de cuyas ramas estaba sentada a horcajadas.


Según pasaba la sensación inicial, iba recuperando los sentidos lentamente. El silencio a su alrededor era absoluto, apenas roto por la brisa que acariciaba la copa del árbol, y por un lejano crepitar de llamas. Un fuerte olor desconocido penetraba sus fosas nasales hasta remover sus entrañas. Poco a poco punzadas de agonía pasaban el umbral de su conciencia.


Los restos del Boeing 747 yacían esparcidos hasta donde alcanzaba su vista.

domingo, junio 04, 2006

La misteriosa muerte del Dr. Merovinez

(...) Lo más extraño del caso es que el doctor sobrevivió perfectamente a una caída de 8 pisos. En el preciso instante en que se arrojaba al vacío, un camión de carga al aire repleto de muelles daba un fuerte frenazo justo debajo de su balcón al asustarse su conductor tras recibir una llamada de un número desconocido. La investigación no reveló de quién pudo tratarse, pues la compañía telefónica adujo un fallo en los sistemas para explicar su origen.

Su muerte se produjo a las 2.06 con el desafortunado aterrizaje del señor Merovinez, tras el rebote en dicha carga, que le impulsó hacia el jardín botánico frente al que vivía. Pese a no provocarse lesión alguna debido al lecho de lírios que detuvo su caída, su suerte acabó de golpe al toparse de bruces con una magnolia.

La brutal reacción alérgica, que Merovinez no logró mitigar con antiestamínicos debido al shock que sufría tras los sucesos citados, desencadenó un fallo respiratorio agudo que terminaría irremisiblemente con la vida del célebre doctor. Aquella flor ni siquiera pertenecía a aquel parque, y nadie supo explicarse tampoco qué hacía allí recién cortada y fresca. Era casi como una señal del destino...

Qué irónico final para alguien tan notorio en el campo de la teoría de la probabilidad como el Dr. Merovinez. Sus allegados, tras ser informados de la noticia, oscilaban sin parar entre el más desconsolado llanto y la apenas contenida risa por tan bizarras circunstancias. (...)

domingo, mayo 28, 2006

Tentaciones

Te vi
Festimad: tu rubia ojos claros, preciosa; yo feo, como un buho, gorro cantoso. Me dejaste una goma de pelo. te quiero ver

No vuelvo a coger el 2

Era un dia normal, salia de mi facultad rumbo a mi casa y ví parar un autobús donde nunca paraba, una estación antes, sin pensar en ello entré en él, me dejaba cerca de casa y desde ahí podria andar.

El autobús estaba tan lleno de gente que apenas podia ver por las ventanas por donde iba, pero cuando conseguí mirar no reconocí por donde iba. Intenté recordar los giros del autobus y ubicarme sobre la ciudad, pero estaba perdido. Me bajé en cuanto pude del autobús y caminé desorientado por una ciudad que me era desconocida por completo. Casas altas, casas bajas, nada era uniforme. Pronto creí reconocer el barrio de un compañero de facultad y traté de buscar su casa. No la encontré y me perdí más y más en lo que parecia un laberinto de casas y calles. Estaba tranquilo, sin nervios, hasta que ví a mi espalda, a lo lejos, una sombra. Me seguía.

Aceleré mi paso sin llegar a correr. Todas las casas me parecian iguales, pero de pronto todas cambiaban de aspecto en una sucesión de pulcros cristales de rascacielos y viejas y remodeladas casas unifamiliares. Opté por entrar en una casa con la puerta más grande de lo normal, pero no cerré la puerta. El hombre me seguía aun por dentro de la casa hasta que decidí salir de ahí; otra puerta igual, pero distinta, me devolvió a la calle de nuevo.

Vagué por las calles un tiempo más hasta que alcancé lo que parecian los limites de la ciudad. Allí, desde un alto se dominaba una enorme llanura verde, rebosante de vida, brillante en estas horas finales del dia. Algo me llamó. Detrás de mí, en lo alto de lo que parecia una muralla, apoyada sobre una barandilla estaba ella. Me acerqué a saludarla y de pronto descubrí desde allí un paisaje distinto, tranquilo.. delante de mí encontraba arena de mar, a la que iba a parar una especie de lago, con un paisaje de casas doradas por el sol, con altas torres y borrosas casas al otro lado, un espectaculo hermoso con los reflejos del sol.

Apoyado sobre sus rodillas, sintiendo sus caricias y mirando sus hermosos ojos azules pasé un rato eterno cuando alguien desde detrás la llamó, tanto a ella como al resto de gente que la rodeaba (y en la que habia caido ahora) -. vamos -dijo- la visita debe continuar. La seguí hasta dentro de una especie de museo, a través de un pasillo largo y rodeado de una interminable cola de gente anonima que esperaba algun dia ver lo que yo habia visto. No tenía entrada y los miembros del grupo me ayudaron a conseguirla. La exposición me llamó la atención un cuerno de hongos que salia de una rama de un arbol, en una vitrina que veia una exotica amiga erasmus.

Pronto comencé a pensar en pasar mas tiempo con aquella que me habia dado tanta tranquilidad, y decidí ir a hablar con ella. En ese momento el grupo entraba en una nueva habitación clara y mientras la buscaba esa claridad me rodeó hasta que volví a ver un paisaje familiar.. mi techo desenfocado.. ahí arriba, colgando, me volvió a llevar a la realidad. Un dia más amanecía... solo.

miércoles, febrero 22, 2006

haikU de andar por casa

Salí empapado como una esponja.
Como una esponja húmeda se entiende.

Fdo: Hi-Q
(Texto que participaba en un concurso de microliteratura de la ETSAM)

miércoles, diciembre 07, 2005

6 de Diciembre



Feliz día de la Constitución...

lunes, diciembre 05, 2005

Cuttlas